Viñas del Cenit

La elegancia de una zona cuya historia vinícola se ha fraguado durante siglos

Tierra del Vino de Zamora es una de las zonas vinícolas españolas más antiguas donde la producción de vino se remonta al siglo XI. Testigo de ello son viñedos que superan los 150 años, que se aliaron con un suelo arenoso para resistir a la plaga de la filoxera y que han llegado hasta la actualidad para ofrecer vinos elegantes con el equilibrio entre potencia y sutileza que solo da el viñedo más viejo.

Este tesoro vinícola se sitúa además en plena Vía de la Plata, lo que ha propiciado una gran afluencia de peregrinos que introdujeron distintas variedades de uva en la zona, dando lugar a la selección a través de los años de los mejores clones de Tempranillo. De esta manera hoy en día esta variedad de uva, conocida en la zona como Tinta Madrid, cuenta con unas características únicas. Poderoso, pero elegante, con un hollejo grueso cargado de taninos, pero una expresión aterciopelada en el paladar. Con aromas y sabores que tienden al café, al regaliz y a las especias dulces, incluso antes de su paso por barrica.

Descubrir los vinos de Viñas del Cenit es viajar en el tiempo y saborear el producto de una tierra con una altitud próxima a los 750 metros de altitud, con temperaturas un poco más suaves que el resto de la zona, lo que da a estas uvas un poco más de tiempo para madurar y una acidez y una frescura claves para conseguir vinos equilibrados y con una capacidad de envejecimiento extraordinaria.