Queso Sierra La Solana Trufado | Pieza 300 grs.

 

Descripción

El sabor de la trufa negra natural (Tuber Melanosporum) y la leche cruda de oveja Manchega consiguen maridar a la perfección en este queso, ofreciendo un explosión de sabores en el paladar. Se elabora a mano, con un cuidado proceso para cada pieza y con una maduración mínima de 3 meses.

+ -

10,00

9,00 * Precio socios
* Hazte socio en el proceso de compra y obtén tu primer descuento.
- +
048-fieldCreated with Sketch.

Denominación de origen

037-grapesCreated with Sketch.

Variedad

029-wine-13Created with Sketch.

Crianza

Nota de cata

La corteza de Sierra La Solana cuenta con un carácter totalmente natural por lo que es apta para el consumo. De hecho se recomienda comerla, especialmente durante los tres primeros meses ya que se intensifica el sabor y regusto del queso. Olor de intensidad media, característico de leche de oveja evolucionada, elegante y afrutado. Notas lácticas y de cava. Al corte presenta una pasta firme y textura mantecosa. Se trata de un queso de pasta corta ya que al tacto, posee una elasticidad baja. En boca posee una firmeza de tipo y una solubilidad también de tipo medio (se disuelve bien en boca liberando poca saliva); se pega un poco a los dientes (adhesividad media) y tiene una buena mantecosidad, que se manifiesta en una sensación grasa muy agradable. La granulosidad o facilidad con que percibimos el grano durante la masticación, es de tipo fino o harinoso-débil. Posee un toque láctico, debido a su acidez, con recuerdos a cereal dulce y notas afrutadas. Sabor franco y equilibrado de sal. Acidez elegante con mezcla de aromas animales limpios y afrutados (olivas). Posgusto agradable a frutos secos (avellana) y un ligero picor bien integrado en su conjunto que se acentúa con el tiempo. Alta persistencia en boca. Con el tiempo evoluciona hacia sabores más intensos, propios de la maduración (rancio sutil, cuero, picante) y notas de frutos secos ligeramente tostados.

Maridaje

048-fieldCreated with Sketch.

Denominación de origen

037-grapesCreated with Sketch.

Variedad

029-wine-13Created with Sketch.

Crianza

Nota de cata

La corteza de Sierra La Solana cuenta con un carácter totalmente natural por lo que es apta para el consumo. De hecho se recomienda comerla, especialmente durante los tres primeros meses ya que se intensifica el sabor y regusto del queso. Olor de intensidad media, característico de leche de oveja evolucionada, elegante y afrutado. Notas lácticas y de cava. Al corte presenta una pasta firme y textura mantecosa. Se trata de un queso de pasta corta ya que al tacto, posee una elasticidad baja. En boca posee una firmeza de tipo y una solubilidad también de tipo medio (se disuelve bien en boca liberando poca saliva); se pega un poco a los dientes (adhesividad media) y tiene una buena mantecosidad, que se manifiesta en una sensación grasa muy agradable. La granulosidad o facilidad con que percibimos el grano durante la masticación, es de tipo fino o harinoso-débil. Posee un toque láctico, debido a su acidez, con recuerdos a cereal dulce y notas afrutadas. Sabor franco y equilibrado de sal. Acidez elegante con mezcla de aromas animales limpios y afrutados (olivas). Posgusto agradable a frutos secos (avellana) y un ligero picor bien integrado en su conjunto que se acentúa con el tiempo. Alta persistencia en boca. Con el tiempo evoluciona hacia sabores más intensos, propios de la maduración (rancio sutil, cuero, picante) y notas de frutos secos ligeramente tostados.

Premios

048-fieldCreated with Sketch.

Denominación de origen

037-grapesCreated with Sketch.

Variedad

029-wine-13Created with Sketch.

Crianza

Nota de cata

La corteza de Sierra La Solana cuenta con un carácter totalmente natural por lo que es apta para el consumo. De hecho se recomienda comerla, especialmente durante los tres primeros meses ya que se intensifica el sabor y regusto del queso. Olor de intensidad media, característico de leche de oveja evolucionada, elegante y afrutado. Notas lácticas y de cava. Al corte presenta una pasta firme y textura mantecosa. Se trata de un queso de pasta corta ya que al tacto, posee una elasticidad baja. En boca posee una firmeza de tipo y una solubilidad también de tipo medio (se disuelve bien en boca liberando poca saliva); se pega un poco a los dientes (adhesividad media) y tiene una buena mantecosidad, que se manifiesta en una sensación grasa muy agradable. La granulosidad o facilidad con que percibimos el grano durante la masticación, es de tipo fino o harinoso-débil. Posee un toque láctico, debido a su acidez, con recuerdos a cereal dulce y notas afrutadas. Sabor franco y equilibrado de sal. Acidez elegante con mezcla de aromas animales limpios y afrutados (olivas). Posgusto agradable a frutos secos (avellana) y un ligero picor bien integrado en su conjunto que se acentúa con el tiempo. Alta persistencia en boca. Con el tiempo evoluciona hacia sabores más intensos, propios de la maduración (rancio sutil, cuero, picante) y notas de frutos secos ligeramente tostados.

Maridaje

048-fieldCreated with Sketch.

Denominación de origen

037-grapesCreated with Sketch.

Variedad

029-wine-13Created with Sketch.

Crianza

Nota de cata

La corteza de Sierra La Solana cuenta con un carácter totalmente natural por lo que es apta para el consumo. De hecho se recomienda comerla, especialmente durante los tres primeros meses ya que se intensifica el sabor y regusto del queso. Olor de intensidad media, característico de leche de oveja evolucionada, elegante y afrutado. Notas lácticas y de cava. Al corte presenta una pasta firme y textura mantecosa. Se trata de un queso de pasta corta ya que al tacto, posee una elasticidad baja. En boca posee una firmeza de tipo y una solubilidad también de tipo medio (se disuelve bien en boca liberando poca saliva); se pega un poco a los dientes (adhesividad media) y tiene una buena mantecosidad, que se manifiesta en una sensación grasa muy agradable. La granulosidad o facilidad con que percibimos el grano durante la masticación, es de tipo fino o harinoso-débil. Posee un toque láctico, debido a su acidez, con recuerdos a cereal dulce y notas afrutadas. Sabor franco y equilibrado de sal. Acidez elegante con mezcla de aromas animales limpios y afrutados (olivas). Posgusto agradable a frutos secos (avellana) y un ligero picor bien integrado en su conjunto que se acentúa con el tiempo. Alta persistencia en boca. Con el tiempo evoluciona hacia sabores más intensos, propios de la maduración (rancio sutil, cuero, picante) y notas de frutos secos ligeramente tostados.