La nueva imagen de los vinos de Álvaro Domecq, un homenaje al mundo del caballo

La colección supone una enorme satisfacción para D. Álvaro Domecq, que ve reflejadas las dos pasiones a las que ha dedicado su vida.

Si hay dos elementos que caracterizan a Jerez, son sus vinos y sus caballos y Bodegas Álvaro Domecq combina estos dos mundos en una colección de vinos que presenta la cara más amable y cercana de los vinos de Jerez sin perder un ápice de solvencia y carácter.

D. Álvaro siempre ha considerado a sus caballos compañeros y cómplices de sus éxitos y los recuerda con enorme cariño. Este es el punto de partida de esta familia de vinos que es  casi una colección de retratos familiares con los que quiere recordar y homenajear a los caballos más especiales de su carrera. Cada etiqueta lleva una ilustración hecha a medida que representa el carácter de cada caballo y que tiene mucho que ver con las características de cada vino.